Una bella convivencia se vivió con los más de 50 pacientes quienes con burbujas, cantos, lotería, basketball y otros jugos como las escondidas y la rueda de San Miguel, crearon un ambiente de alegría y sana diversión.

“En mi experiencia… yo creo que fuimos a vaciarnos de lo que decimos ser y a llenarnos de lo que debemos ser. Creo que en servicios como este y cuando se entra a formar parte de la verdadera vida cristiana se debe hacer con la clara idea del amplio margen de la predicación evangélica y con amor y sinceridad, se necesita seguir el modelo de Jesús vivido comunitariamente, y para ello se requiere ser humilde de corazón ; Y sobre todo pobre, pero no miserable. En conclusión creo que llegamos sin nada, pero nos llevamos mucho.” Comenta Jesús Ramos, uno de los integrantes del Grupo JAC.

El grupo de JAC, fue creado para dar respuesta a la búsqueda de que los jóvenes mayores tuvieran un espacio desde la Iglesia para dar servicio y apoyo a quienes lo necesitan. Si se desea más información, se les puede comunicar por medio de su Facebook.